Un hashtag para viajar en el tiempo

¿Te imaginas poder viajar a la Barcelona de hace 120 años? Primero, necesitarás desconectar por un momento y pensar en una sociedad en la que los parámetros de producción y consumo, así como sus valores, difieren a los actuales. Sal a caminar por sus calles y presta atención a los carteles que te rodean ¿Qué dicen?, ¿a quiénes representan?

Ahora, coge tu móvil y busca el hashtag #BOOMpublicitat. ¡Sí que puedes viajar por el tiempo! Encontrarás todos estos carteles publicitarios compartidos por la gente que ha hecho este viaje mientras visitaba la más reciente exhibición del Museu del Disseny de Barcelona: “El Boom de la Publicidad: Reclamos de hojalata, cartón y azulejos. 1890-1950”.

Más de 250 piezas se disponen en una misma sala, con el objetivo principal de trasladarnos a una época en que las marcas de consumición masiva salían por primera vez a las calles. El cartón, la hojalata y los azulejos fueron los materiales con los que principalmente se trabajaba la publicidad. De hecho, se trataba de una época en la que la industria publicitaria creció en Barcelona y la industria gráfica catalana tenía las compañías más modernas, capaces de producir los formatos más diversos utilizando diferentes técnicas de impresión para así atraer la atención de los peatones.

En este entonces, los artistas eran los únicos diseñadores publicitarios. Entre el final del siglo XIX y el comienzo del XX, solamente en Barcelona se encontraban más de 100 talleres dedicados a la litografía, por lo que muchos de los pintores más prestigiosos se dedicaban a diseñar carteles para marcas como Nestlé.

Las muy coloridas piezas eran, de hecho, obras de arte. Se inmortalizaron y se convirtieron en documentos históricos que dan testimonio sobre cómo la publicidad siempre ha sido un reflejo de la sociedad de su momento, una prueba de que solemos olvidar que la publicidad va más allá de solamente vender productos.

Hagamos un pequeño ejercicio: ¿podrías identificar las características de tu sociedad con solamente observar las piezas publicitarias que encuentres de camino a casa o al trabajo? ¿Qué tal si las comparas con las que veías hace diez años y haces en tu mente un #10yearschallenge? Cualquieras sean tus conclusiones, ¿te das cuenta de lo increíble que es la publicidad?

Bárbara Flores Lugo
Communications Manager
Logic Design