En marketing tratamos con grandes cantidades de datos para conocer el mercado y nuestros consumidores. Nos hemos acostumbrado a usar herramientas que, mediante cálculos matemáticos, no solo pueden inferir los patrones de comportamiento del consumidor o predecir las tendencias del mercado, sino que, también, proporcionan sugerencias estratégicas consecuentes a sus predicciones.

Los desarrollos tecnológicos de los últimos años están suponiendo la progresiva sustitución de personas por máquinas (o aplicativos) en puestos de trabajos que, hasta hace bien poco, todo el mundo creía que solo podían desempeñar personas de carne y hueso.

Mientras que puestos como la investigación de mercados o la planificación de medios pueden parecer propensos a ser desempeñados por sistemas de inteligencia artificial en un futuro, cuesta imaginar una máquina desempeñando las tareas de un diseñador o un redactor publicitario, ¿verdad?

Aunque parezca ciencia ficción, ya existen aplicativos que, a partir de un pequeño input humano, pueden generar contenido tan convincente que parece haber sido hecho por una persona. Es difícil concretar los límites de la capacidad creativa de este tipo de aplicativos, ya que se usan para una gran variedad de propósitos, desde redactar noticias para medios hasta para editar vídeos virales para Facebook.

Aún tendrán que pasar algunos años hasta que podamos ver piezas creativas en el sector desarrolladas totalmente por aplicativos basados en inteligencia artificial, pero nunca es demasiado temprano para empezar a estar atentos a esta nueva realidad, que podría suponer cambios en el sector.

Bernat Saiz
Junior Creative Strategist en Logic Design Barcelona
(Junio 2019). Noticias. IPMARK. Número 860, p.19