“La perfección no se alcanza cuando no hay nada más que añadir, sino cuando no hay nada más que quitar”

Así lo anunció Antoine de Saint-Exupéry y así lo hemos estado aplicando en el campo del branding; y es que en los últimos años ha habido una tendencia clara hacia la síntesis en los elementos gráficos que conforman la identidad visual.

Lo hemos podido ver en el rebranding de grandes marcas así como también en pequeños proyectos emergentes, donde muchos de ellos parecen responder a dicha propensión donde los patrones son replicados fielmente, ya sea con tipografías Sans, ilustraciones flat, colores desaturados…

Pero llegados a día de hoy se podría decir que el mercado y los públicos ya se han nutrido suficiente de ello y que, quizás, hemos acabado creado un panorama bastante homogéneo, perdiendo la capacidad de expresar la personalidad de marca en su plenitud.

¿Es por todo ello que haya que encaminarse hacia una nueva fórmula? ¿Crear nuevas maneras de expresar la identidad? ¿Ha llegado el momento de crear marcas más complejas? ¿Deberíamos empezar a narrar las historias de cada marca más allá que con el sistema gráfico?

Sara Pérez
Directora de Arte en Logic Design Barcelona
(Octubre 2019). Noticias. IPMARK

 

Palabras claves: agencia de branding, diseño, branding dirección de arte.