“Las historias son nuestras principales herramientas de aprendizaje y enseñanza, los repositorios de nuestras tradiciones y leyendas, capaces de ordenar nuestro mundo confuso. Piensa en cuántas veces al día usas historias para transmitir datos, comunicar ideas, recuerdos o consejos”.
Edward Miller

 

Por supuesto, esta cita de Edward Miller no fue creada dentro de un contexto de marketing, pero es fundamental para el éxito a largo plazo de las marcas. De hecho, hoy en día, la capacidad de contar historias únicas es uno de los assets más importantes que una marca puede construir para poder tener éxito. El Storytelling se ha convertido en un factor clave de éxito y las marcas deben centrarse más en desarrollarlo. A continuación, presentamos siete razones para explicar nuestro punto, las cuales son fáciles de observar en muchas ocasiones:

Las historias crean fuertes lazos con los consumidores 

Las marcas se conectan mejor con su público objetivo al aprovechar historias emocionantes. Si una marca logra contar una historia relevante y auténtica, aumentará el interés de los consumidores y, por consiguiente, la mantendrá en el tiempo. De esta manera, se establece una relación a largo plazo con sus clientes, incluso cuando los tiempos fueran difíciles. Uno de los mejores ejemplos es el caso de Steve Jobs / Apple, quien creó la marca, fue despedido y regresó para continuar inspirando con sus ideas visionarias y su carisma único. Esto no solo salvó a la compañía, sino que creó una leyenda y una base global de fanáticos que ha llevado a la marca hacia nuevos caminos.

Las historias transforman a los usuarios en fans 

Hay marcas establecidas con historias únicas e infinidad de anécdotas. Ya sean Levis Jeans, Michelin Tyres o Moleskine Notebooks, todas tienen una historia de marca que se ha convertido en parte de su ADN. De hecho, generaciones de equipos de marketing han agregado nuevos capítulos para seguir construyéndola. Y cuanto más congruentes han sido al hacerlo, más fuerte se ha vuelto el legado de esas marcas. Así que, naturalmente, los consumidores se han convertido en verdaderos fanáticos y embajadores de la marca alrededor del mundo ¿Por qué? Simplemente porque se han inspirado en la historia que han escuchado y ahora se sienten parte de ella.

Las historias alimentan la creatividad 

La creatividad es una de las fuerzas impulsoras de cualquier marca exitosa. Para que su crecimiento pueda justificarse, las marcas deben evolucionar. Y en este proceso, el storytelling juega un papel clave para encontrar nuevos territorios, ya que crea un universo en el que pueden florecer nuevas ideas y abrir el paso a nuevas oportunidades. Pensemos en Jean-Paul Gaultier, una marca que logró expandirse con éxito partiendo del mundo de la moda al de los perfumes, un camino muy bien unido por la construcción de un storytelling sólido y consistente.

Las historias incitan a innovar 

Hollywood Chewing Gum es un gran ejemplo. Esta marca fue introducida en Francia por IGs estadounidenses justo al final de la Segunda Guerra Mundial. El espíritu de liberación y victoria se tejió en ésta desde el principio, y se convirtió en su ADN. Con los años, la marca ha construido su posicionamiento único de “Fraicheur de Vivre” en torno a esta historia. Este brand asset clave fue el motor de su inspiración durante muchos años y, por décadas, ha traído como resultado múltiples lanzamientos de productos, impulsando la posición de liderazgo de la marca en el mercado francés.

Las historias son únicas

No hay dos marcas con la misma historia y esto es lo que las hace únicas. Coca-Cola y Pepsi siempre han estado luchando por la cuota de mercado a nivel mundial, y su respectiva capacidad de ganar, siempre se ha correlacionado con su habilidad en contar una historia única. Ambas marcas se han destacado en el storytelling, mejor ilustrada por campañas mundialmente famosas como Pepsi Collaboration con Michael Jackson o el camión Coke-X-Mas.

Las historias crean emociones 

Podremos amar u odiar una marca. Si bien muchas razones pueden desencadenar esta relación de amor u odio, el storytelling parece tener un gran impacto. Un excelente ejemplo son las Red Bull Energy Drinks. La marca y sus productos han creado confusión desde el principio, y Red Bull siempre se ha polarizado. Podría decirse que este ha sido un motor importante para el éxito de las marcas y, muy probablemente, la historia también continuará creando emociones fuertes en el futuro.

La historias tocan corazones 

Por último, pero no menos importante, una gran historia de marca puede tocar profundamente nuestros corazones. Y si una marca logra hacer eso, crea vínculos extremadamente fuertes y duraderos. Si la multitud de Liverpool en Anfield Road canta “you’ll never walk alone”, se garantiza la piel de gallina para todos en el estadio. Y todos esos fanáticos recuerdan objetivos y juegos decisivos y transmitirán la palabra a sus hijos y nietos. Y seguro, ninguno de ellos apoyará a otro equipo.

 

¿Cuál es la conclusión para tos los que tenemos el privilegio de influir y construir marcas?

Bueno, para maximizar el éxito de una marca, se requiere coraje. Y eso no es algo simple en un mundo digitalizado altamente conectado y altamente transparente, donde los pequeños errores pueden tener enormes impactos. Pero más que nunca, necesitamos tener coraje para contar historias de marca que sean consistentes. Es la única forma que tenemos de hacer que las marcas se destaquen, y en todo momento sean auténticas y relevantes para los consumidores. Nuestro trabajo es traducir estas historias en todos los brand assets, desde su posicionamiento, capacidad de innovar, diseño y hasta su comunicación. Si asumimos esta responsabilidad con todo el corazón, realmente beneficiará a las marcas de las que estamos a cargo. Así que seamos valientes y centrémonos en encontrar las historias más inspiradoras sobre nuestras marcas, de esta manera las haremos crecer y prosperar.

Ulrich Haist, Socio Gerente – Jefe de Innovación y Estrategia
Logic Design