Actualmente existe un claro avance en el sector del packaging sostenible. Marca tendencia porque es lo que el consumidor está priorizando en el momento de su compra debido a que responde al momento social en el que vivimos. Sin embargo, el packaging inteligente sigue avanzando en paralelo con propuestas muy novedosas, pero no es tan fácil de encontrar en el lineal.

Los envases forman parte de nuestras vidas, el consumidor cada vez más tiene especial interés en poner remedio al problema medioambiental que está dañando el ecosistema, por lo que valora el packaging que genere menos residuos. Por esta razón el Green packaging esta gananando cada vez más terreno.

No obstante, Smart packaging y Green packaging consisten en dos sistemas de pack diferentes, aunque podrían ser compatibles si inteligentemente el smart packaging usara todos sus materiales de envasado siguiendo una norma biodegradable, renovable, reutilizable… en fin, que ayude a reducir el uso de residuos tóxicos.

En resumen, un pack inteligente le hará honor a su adjetivo cuando reuna todos los requisitos y características que le conviertan en uno, así como un pack será completamente sostenible cuando sea sostenible del todo. Es importante remarcar que, si bien el consumidor cada vez tiene más interiorizado el valor de esta tendencia, los clientes deben atreverse a priorizar estos nuevos conceptos y así posicionarse delante de la competencia.

María Guitart
Art Director – Logic Design Barcelona
(Octubre 2018). Dossier – Packaging. IPMARK. Número 852, p. 66.