Logic Design es ante todo un equipo. Cada mes presentaremos a una persona de nuestro #LogicTeam para que nos conozcáis “entre bastidores”…

“¡Es demasiado raro hablar sobre mi misma! ¡Yo soy quien hago hablar a la gente!”

Aquí estamos, con una taza de té, conversando sobre sus viajes, sus intereses… y es por gusto que estoy conociendo más sobre sobre mi nueva compañera de trabajo, ya que desde hace algunas semanas he estado compartiendo la misma oficina con Gwenola, disfrutando diariamente de su buena vibra y su energía comunicativa. Las paredes están llenas de frases inspiradoras y ella trata de mantener viva a tres plantitas (las cuales, debo confesar, no van muy bien).

El primer amor de Gwen fue el inglés. Cuando era niña, soñaba con ir a vivir a Nueva York. Y hace seis años, tuvo la oportunidad de hacer su sueño realidad: abrió una filial para una agencia de diseño parisina y vivió por dos años en el ritmo frenético de la ciudad que nunca duerme. “Cuando amas a las marcas y al branding, es muy emocionante vivir en Nueva York. Sientes que estás en el epicentro de las últimas tendencias a nivel mundial.”

Después de esta gran aventura, necesitaba nuevos desafíos y se sumó a Logic Design. “Inmediatamente sentí que la agencia estaba impulsada por una visión de marca mucho más estratégica que sus competidores, y eso fue lo que me interesó.” Como directora de cuentas, trabajó para marcas como Clusters, Extrême o Guigoz. Pero después de 4 años, quería trabajar para proyectos más internacionales así que se sumó al equipo de Business Development. “Amo el trabajo en equipo, los retos, y las reuniones con personas: es el trabajo perfecto para mi en este momento.”

Gwen es un punto clave para el Logic Team. Inició las “Learn & Lunch” dentro de la agencia y hasta ahora ha sido un gran éxito. La idea consiste en crear un espacio de tiempo durante la comida en el que cada uno pueda compartir sus intereses con el resto del equipo, los cuales van desde el Pop Art al ecodiseño y tecnologías futuras. Curiosa y apasionada, no teme en abrir nuevas puertas y descubrir cosas nuevas, muy acorde al mantra colgado en la pared: “great things never came from comfort zones”.

Clémence Lejeune
Communications Manager en París