Llega el año 2060, te miras al espejo y vuelves a tener 25 años, ¿te imaginas? Seguramente sí, porque se trata de la eterna juventud, un insight sumamente explorado por las artes plásticas, el cine, la literatura y, por supuesto, la publicidad. Actualmente estamos frente a un momento histórico en que la tecnología avanza sin parar, y nos cuesta desligar este tema al pensar en cómo serán los cánones de belleza en el futuro. Pero Lubrizol, muy consciente de esto, sabe que sin importar cómo el mundo evolucione, los humanos siempre prestarán un especial cuidado a su piel y a su cabello.

Fundada en 1928, The Lubrizol Corporation trabaja para innovar y ofrecer soluciones que respondan a las tendencias de la industria a nivel mundial, por lo que desarrolla formulaciones para una gama de productos especializados en beneficios estéticos. De hecho, Estee Lauder ha sido uno de sus principales clientes durante años.

La colaboración con Logic Design surge cuando deciden lanzar 12 fórmulas innovadoras en el 2019, las cuales están destinadas a tres áreas esenciales del cuidado personal: la piel, el cabello y el momento del baño y la ducha.

 

La idea de belleza en el futuro

Cuando se trata de belleza, ¿cómo nos imaginamos representar el futuro?, ¿cómo podemos alcanzar las expectativas de los consumidores en la belleza y el cuidado personal en un imaginario de realidad aumentada? Estas y otras preguntas surgen cuando el equipo creativo conoce el reto que les concernía.

La creación de una idea de campaña, con naming, baseline y key visual que tuvieran un estilo futurista y al mismo tiempo encapsularan los tres segmentos de cuidado personal de Lubrizol, llevó al equipo creativo a pensar outside the box.

 

La realidad virtual es parte de la realidad

Hoy en día es normal ver películas en realidad virtual y dejarnos llevar por las emociones que nos transmiten, y las prótesis biónicas están permitiendo a los pacientes con amputaciones volver a realizar todo tipo de actividades cotidianas con la libertad y naturalidad que antes tenían. Partiendo de esta observación, de que la tecnología nos permite adquirir capacidades, y experimentar sensaciones biológicamente imposibles, se comienza a trabajar un concepto creativo cuyo estilo futurista encapsulara los tres segmentos de cuidado personal.

La idea del humano en el 2080 con capacidades aumentadas se traslada a la idea de belleza aspiracional. Así, surge “Infinite Beauty”, un concepto que combina tecnología altamente avanzada con la humanidad, para reflejar un beneficio claro que consiste en un tipo de cuidado personal exponencial, más allá de lo humano.

 

Las fórmulas de Lubrizol en branding

El look & feel tecno-futurista del diseño de “Infinite Beauty” presenta colores vibrantes y saturados que a su vez fusionan los valores de la fuerza, la energía, la innovación y la capacidad latentes entre las emociones y la tecnología. Combinados con una imagen fuerte y desafiante, causan en el espectador inquietud y desconcierto, pero sin salirse de los códigos de belleza dominantes. De fondo, una combinación de polígonos dinámicos y cambiantes generan algoritmos para definir el poder de la ciencia. Y una tipografía de carácter simple y suave como la Ulm Grotesk Bold se ha personificado al suavizar sus vértices y aumentar ciertos caracteres, equilibrando el diseño y transmitir que Infinite Beauty te capacita y mejora.

De esta manera las 12 formulaciones de Lubrizol quedan representadas en una imagen empoderadora, con un nombre de campaña que late en emociones y tecnología. Conceptos de fuerza, energía e innovación son desplegados en anuncios de prensa, banners, y posters. Recientemente fue presentado en In-Cosmetics 2019, una feria que reúne a los más destacados especialistas de toda Europa en avances científicos del cuidado personal.

Bárbara Flores
Communications Manager
(Julio 2019). Marketing Integrado. IPMARK. Número 861, p. 74